Juego clandestino: Experiencia en la Provincia de Buenos Aires

La experta Gricelda Soledad Ruibal (Play In Group) hace una radiografía sobre las modalidades del juego ilegal en este importante territorio de la Argentina, y señala las herramientas que se emplean para combatirlo.

Por Gricelda Soledad Ruibal, socia fundadora de Play In Group*

Email: grisolrui@gmail.com
Website: https://www.linkedin.com/in/gricelda-soledad-ruibal-855aa7197/

A la hora de intentar delinear un análisis del mercado del juego en la Argentina, es necesario aclararles a los lectores algunas cuestiones esenciales. El primer dato a tener en cuenta es que la regulación de los juegos de azar en Argentina es facultad de cada provincia. El país tiene 23 provincias más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que tiene sus propias normas sobre el juego. Esto es así porque el juego no está incluido dentro de las facultades del Poder Legislativo Nacional establecidas en el artículo 75 de la Constitución, y porque la Corte Suprema de Justicia, en un fallo dictado el 31 de mayo de 1999, resolvió que el régimen en la materia (incluyendo loterías, casinos, bingos y máquinas tragamonedas) y sus posibles infracciones no son una cuestión federal. El segundo dato a considerar respecto de la Provincia de Buenos Aires es que posee una superficie de 307 mil km2 con un total de 16,6 millones de habitantes. Esto representa el 47 por ciento del mercado del juego a nivel nacional. Con respecto a la intensa actividad lúdica en dicha Provincia, existen 4.156 agencias oficiales de lotería, 45 salas de bingo, 12 casinos y 5 hipódromos habilitados. Allí, el ente regulador del juego es el Instituto Provincial de Lotería y Casinos (IPLyC), que tiene distintas facultados: 1) administrar: los juegos de azar y los producidos resultantes; 2) explotar por sí mismo o por intermedio de terceros los juegos de azar (licencias); 3) controlar los juegos de azar, y los demás juegos y actividades en el ámbito de la Provincia; y 4) concientizar sobre el Juego Responsable mediante un programa de prevención y asistencia al juego problemático.

¿CÓMO FUNCIONA EL JUEGO ILEGAL EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES?
Esta Provincia considera como ‘juego ilegal’ a “toda organización, explotación y comercialización de juegos de azar, apuestas mutuas y/o actividades conexas, no autorizadas por la Autoridad de Aplicación”, en este caso, el IPLyC. Sólo quedan fuera de esta categoría los juegos que se practican en casas de familia, “con la exclusiva participación de los familiares e invitados”. Hay un aceitado sistema de funcionamiento del juego clandestino en el territorio. En el primer eslabón, están los “pasadores” de juego, aquellos que “levantan quiniela”. ¿Cómo lo hacen? Recorren los barrios de la Provincia en bicicleta, caminan o convocan a los jugadores mediante contactos telefónicos. ¿Por qué el cliente no decide apostar a través de la vía legal? En las apuestas clandestinas, se maneja mucho “el fiado”. Asimismo, está la comodidad del “delivery” y también es relevante que se trata de un mal hábito o costumbre arraigada en muchos barrios o pueblos del interior.

La lotería clandestina y la oficial pagan lo mismo: 690 veces lo apostado por acertar las “dos cifras” de la quiniela. Sin embargo, el ganador de la lotería paralela elude -si tiene mucha suerte- pagar el 30 por ciento del Impuesto a las Ganancias que debería tributar. El sistema cuenta además con la complicidad de las autoridades policiales y/o los punteros políticos, que avalan el mecanismo, miran para el costado y además se enriquecen con esta práctica. Si bien la clandestinidad de las apuestas es una labor artesanal, multiplicada por miles representa un total estimado en casi $3.000 millones (US$48,4 millones) anuales en la Provincia. La recaudación del juego ilegal supera por cuatro veces a una a la del juego legal.

¿DE QUÉ MANERA SE LO COMBATE?
Hasta 2016, la actividad del juego ilegal era considerada sólo una contravención, y recibía penas de hasta dos años de prisión, de acuerdo con la Ley 13.470 de Prevención y Represión del Juego de Azar Ilegal, que regía desde el 23 de mayo de 2006. A partir de diciembre de 2016, la Ley 27.346 consideró un nuevo tipo penal para el juego clandestino al incluir en el Código Penal el artículo 301 bis, que dice: “Será reprimido con prisión de tres (3) a seis (6) años el que explotare, administrare, operare o de cualquier manera organizare, por sí o a través de terceros, cualquier modalidad o sistema de captación de juegos de azar sin contar con la autorización pertinente emanada de la autoridad jurisdiccional competente”. Sin dudas, este cambio apuntaba al corazón del juego clandestino, al definir esa ‘costumbre’ arraigada en la población como un acto ilícito. Incluso, sólo con una denuncia, el posible hecho ilegal ya podía ser investigado por los fiscales. Esto redundó en un incremento del combate a la ilegalidad durante el mandato de la Gobernadora María Eugenia Vidal, con Melitón Eugenio López (primero) y Matías Lanusse (después) como titulares del IPLyC. A partir de la promulgación de la nueva ley, hubo oficialmente en la Provincia de Buenos Aires unos 354 allanamientos con 322 detenidos, y la intervención de 33 Municipios. El total del dinero incautado fue de más de $54 millones (al cambio de hoy, unos US$870.967). En la actualidad, se puede denunciar el juego clandestino y las apuestas ilegales de manera anónima a través de distintos medios: la línea telefónica 0800-999-263, vía e-mail y mediante la aplicación móvil “Seguridad Provincia”.

——————————————

*Con más de 15 años de experiencia profesional asesorando a empresas del sector del juego (en aspectos legales, técnicos y contables), entre otros, actualmente, Gricelda Soledad Ruibal es socia fundadora de la consultora Play In Group y Directora de Relaciones Institucionales de Gaming Solution Technology. De su extenso currículum, debe destacarse su trabajo como ex Coordinadora del Programa Hiperion, de la Dirección de Sistemas del Instituto Provincial de Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires (IPLyC). Ruibal se especializa en la organización de equipos de trabajo interdisciplinarios, así como en negociación y resolución de conflictos.

Es Contadora Pública Nacional de la Universidad Nacional de La Plata, provincia de Buenos Aires (Argentina), y tiene posgrados en Tributación (Universidad Nacional de La Plata), y Auditoría y Detección de Fraude (Consejo Profesional de Ciencias Económicas, Ciudad de Buenos Aires). En cuanto a la industria del juego, esta ejecutiva ha participado en diferentes seminarios y congresos organizados por ALEA, CIBELAE y GLI.