Apuestas en Pennsylvania superan los US$2.100 millones, pese a la caída de febrero

Pennsylvania ha evidenciado un año de progresos en términos de ingresos por apuestas.

En más de un año, desde la legalización de las apuestas deportivas en enero de 2019, las verticales retail y online han representado grandes ingresos, al nivel de estados líderes como New Jersey y Nevada.

Enero de 2020 significó un récord para los ingresos por sportsbooks en Pennsylvania, Estados Unidos. Por eso, en comparación, los indicadores de febrero de 2020 reflejaron valores menores. Según la Junta de Control del Juego de Pennsylvania, el mes pasado, las casas de apuestas produjeron US$329,8 millones en betting, por debajo los US$348,4 millones establecido en enero.

El handle de febrero generó US$4,7 millones en ingresos brutos frente a los US$31,6 millones del primer mes de 2020. Los sportsbooks se recuperaron de una pérdida de US$3,3 millones en el Super Bowl, que logró US$30,7 millones en apuestas. Los ingresos resultaron en una inyección de US$1,6 millón para las arcas estatales. Asimismo, las apuestas online fueron de US$294,1 millones, el 89,2% del handle de febrero. El dato positivo fue que los casinos en línea y las salas de poker de Pennsylvania tuvieron ingresos brutos de US$19,5 millones en febrero (un récord), frente a los US$14 millones de enero. Este rubro aportó US$4,7 millones en ingresos fiscales para el estado, y los juegos de casino en línea atrajeron US$547,6 millones en apuestas.

En cuanto a las empresas de sportsbooks online, dominaron el mercado FanDuel Sportsbook en Valley Forge Casino (US$138,5 millones en apuestas en febrero) y DraftKings en The Meadows (US$72,3 millones). En el segmento retail, Rivers-Philadelphia logró US$7,2 millones de handle, con US$383.793 en ingresos. Mientras que en lo referente a ingresos por casino online, en su primer mes completo de operaciones en esta modalidad, FanDuel/Valley Forge Casino produjo US$6,1 millones a partir de apuestas por US$279,3 millones. Lo siguió Rivers-Philadelphia con US$4,8 millones en ingresos y un total de US$194,7 millones en apuestas.

Claro que la expansión del Coronavirus en Estados Unidos y el cierre de las salas a nivel nacional cambiarán la ecuación para los operadores. Según los analistas, la ausencia de deportes locales (o incluso mundiales) a los que apostar llevará a un mayor peso de las apuestas en casinos en línea. Por ejemplo, en New Jersey, los ingresos de los casinos en línea ya superan los US$50 millones por mes, y el mismo avance podría verse en Pennsylvania. De todas maneras, será imposible suplir por completo todos los ingresos perdidos por apuestas deportivas.