Colombia sabe innovar en tiempos de crisis

La regulación del Casino en Vivo se sometió a un proceso de consulta pública, en el que todos los interesados fueron invitados a presentar sus comentarios.

En este artículo exclusivo, los responsables de la empresa de servicios iGamingColombia.com describen cómo, en este mercado, el Gobierno, el regulador Coljuegos y las empresas del sector del juego han creado en conjunto nuevas opciones de apuestas para seguir obteniendo recursos frente a un contexto de fuerte reducción de operaciones.

Los desafíos generados por el COVID-19 llevaron a los mercados y las empresas a reinventarse. Esto fue precisamente lo que hizo Colombia. En Latinoamérica, algunas jurisdicciones sólo recientemente han reconocido el potencial de regular la industria de los juegos de suerte y azar en su vertical online. Ahora, tratan de acelerar los procesos hacia su autorización. Por su lado, en Europa, algunos reguladores establecieron para sus países fuertes restricciones en los montos de apuestas y en la publicidad de este sector. Mientras tanto, Colombia encontró el modo de apoyar a la industria y seguir innovando en tiempos de crisis.

LOS ACIERTOS DE COLJUEGOS
La pandemia impulsó la diversificación del portfolio de productos autorizados, tanto para los operadores de juego online como para las loterías tradicionales. La cancelación de todos los eventos deportivos presenciales demostró el error y grave riesgo de basar el 80% de la facturación en una sola vertical (apuestas deportivas). Siguiendo la tendencia mundial, los operadores colombianos comenzaron a explorar la opción de los Esports. A eso se sumó la rápida respuesta del ente regulador Coljuegos que, a finales de abril, decidió autorizar los juegos de Casino en Vivo para optimizar la explotación de esta modalidad en las circunstancias de aislamiento social.

El regulador colombiano se ha caracterizado por ser abierto al diálogo y a las sugerencias de los distintos actores de la industria. Esta vez no fue la excepción. La regulación del Casino en Vivo se sometió a un proceso de consulta pública, en el que todos los interesados fueron invitados a presentar sus comentarios, entre ellos, nuestra empresa, iGaming Colombia. Inicialmente, Coljuegos propuso la autorización de una lista cerrada de los juegos: poker, blackjack, baccarat y ruleta, que podrían ser transmitidos desde estudios de grabación o mesas de casino ubicadas dentro o fuera del territorio nacional. Tras los comentarios, la reglamentación del Casino en Vivo eliminó la lista taxativa de juegos y optó por enunciar los criterios que deben cumplir los juegos de esta vertical: i) su transmisión se realiza en tiempo real y ii) el resultado es determinado por una mano o jugada efectuada por un dealer/croupier.

Consideramos que este cambio en la normativa fue muy acertado. Así, más juegos podrán ser autorizados (de acuerdo con el primer borrador, los juegos de dados, la rueda de la fortuna y otros juegos de naipes normalmente ofrecidos en casinos tradicionales estaban excluidos), lo que incrementa los fondos que pueden ser recaudados por concepto de derechos de explotación para financiar el sistema de salud de los colombianos. Adicionalmente, una regulación que define los juegos no por un nombre particular, sino a partir de sus elementos o características esenciales, aporta dinamismo al mercado. Ésta es una legislación que se adaptará al transcurso del tiempo y a una industria tan dinámica e innovadora como la de los juegos online, sin necesidad de requerir modificaciones en el futuro en caso de que se pretendan adicionar nuevos juegos, siempre y cuando cumplan con las características esenciales.

LA SITUACIÓN DE LAS LOTERÍAS
Si bien ésta fue una medida de alivio para los operadores de juego online, quienes representan el 13% del total de las ventas del sector de juegos de suerte y azar en Colombia, las loterías tradicionales también requirieron de medidas particulares. Esta modalidad de juego fue gravemente afectada a causa de la cancelación de sus sorteos desde mediados de marzo hasta mediados de mayo. Tal fue la crisis que, incluso luego de recibir autorización para reanudar los sorteos, la Federación de Loterías de Colombia (FEDELCO) decidió no avanzar debido a que su principal canal de comercialización (85%) es de forma ambulante, mediante ‘loteros’, en su gran mayoría, adultos mayores. Por supuesto, las medidas de aislamiento aún prohíben la libre circulación de ciudadanos de esta franja etaria, personas de riesgo en este contexto de Coronavirus. Además, FEDELCO indicó que comercializar las loterías sólo a través de medios electrónicos podía dañar la viabilidad financiera del sector. Entonces, el organismo solicitó una reforma a su régimen, de modo que se pudieran reanudar operaciones con productos que implicaran menores esfuerzos financieros.

Atento y sensible a este grupo, el Gobierno Nacional admitió la necesidad de adecuar la operación de los juegos de suerte y azar a las medidas de cuarentena y distanciamiento social. En consecuencia, en junio, creó dos nuevos productos que no requieren la permanencia física de los apostadores: los incentivos de premio inmediato operados por las loterías tradicionales, cuya reglamentación corresponde al Consejo Nacional de Juegos de Suerte y Azar (CNJSA), y los juegos de premio inmediato operados por Internet (a los cuales el decreto también se refiere como “lotería instantánea por Internet”), que serán regulados por Coljuegos. El Proyecto que reglamenta los juegos de premio inmediato online fue sometido a consulta pública recientemente. El borrador introduce la categoría de ‘juegos de premio inmediato o Scratch’ y los define como “un juego en el que se concede al usuario la posibilidad de raspar o revelar uno o varios bloques opacos, según su elección, y que, de conformidad con las reglas particulares del juego, pueden entregar al usuario un premio previamente establecido” (1). Ahora, resta conocer la versión definitiva, luego de los comentarios de la industria. En cuanto a los incentivos de premio inmediato operados por las loterías tradicionales, aún no se ha difundido su proyecto de regulación.

En conclusión, el caso de Colombia es elogiable. El Gobierno nacional y el regulador han actuado de forma veloz y oportuna, bajo la premisa de que industria y Estado tienen un mismo objetivo: adoptar medidas que den la oportunidad a las loterías tradicionales de diversificar y modernizar sus productos, y a los operadores de juegos online, de ofrecer juegos que antes estaban excluidos.

—————————————

(1) Previo al inicio de la partida, los bloques opacos son pre-llenados por un generador de números aleatorio (GNA), con números, figuras o textos que se irán revelando en la partida, conforme la selección del jugador, y que representan combinaciones traducidas a posibilidades.