Farid Jattin, la gran apuesta del poker colombiano

Las ganancias totales de Farid en torneos en vivo superaron la barrera de los US$5 millones.

Considerado como uno de los mejores jugadores latinos en el ranking actual, ha mostrado un excelente rendimiento en el presente año.

Por Alejandro Caminos, periodista, guionista y colaborador de G&M News.

Definitivamente, la temporada 2020 viene siendo atípica. La aparición de un nuevo virus como el COVID-19 y el encierro global para evitar contagios de millones de personas afectaron a distintas industrias, incluyendo, por supuesto, el sector del juego. Al cerrar las salas, quedaron cancelados muchísimos torneos de poker presenciales que se realizaban en distintos destinos del mundo. Esto llevó a los grandes jugadores a volcarse a la modalidad online del tradicional juego de cartas. Fue el caso -entre muchos otros- de Farid Jattin, renombrado player colombiano que se ubica en el noveno puesto del ranking mundial, según Global Poker Index. Al día de hoy, es el mejor jugador de Latinoamérica.

UN COLOMBIANO EXITOSO CON LOS NAIPES
¿De quién se trata? Nacido en Barranquilla, pero radicado hace tiempo en la ciudad estadounidense de Miami, Jattin decidió profesionalizarse a los 20 años. Aún se recuerda cuando arriesgó la mitad de su banca en un torneo de US$900. Sin embargo, sus habilidades hicieron que se fuera con las manos llenas del torneo por una suma de US$45.000.

Su primera gran recompensa fueron los US$43.800 del Main Event de la Serie River Poker en Thackerville, en 2010. Un año después, logró el segundo puesto en el Borgata Summer Poker Open (recaudó cerca de US$120.000) y el primer lugar en el Isle Poker Classic en Pompano Beach, embolsando nada menos que US$150.000. En la World Series of Poker (WSOP), comenzó a tener buenos resultados en 2014 en el Rio All-Suite Hotel and Casino en Las Vegas, en dos torneos con la variante “No-Limit Hold’em in the Money”. Fue así que cobró en el Millonaire Maker y llegó al quinto día del certamen en el evento principal, recibiendo casi US$60.000 en metálico. Fue una magnífica performance para un jugador que estaba en pleno auge.

Más allá de obtener buenas sumas, premios y grandes rendimientos en otros torneos, en 2016, tuvo contacto con la World Poker Tour (WPT). Se sentó en la mesa final en Los Ángeles, logró el quinto lugar y se quedó con casi US$240.000. A los pocos meses, logró una nueva ronda final de la WPT, en el Main Event de Atlantic City. Allí obtuvo el sexto lugar y un premio metálico por valor de US$170.000. Los certámenes continuaron y Farid Jattin comenzaba a erigirse como una de las apuestas seguras y prometedoras de Latinoamérica.

ESPECTACULARES GANANCIAS EN 2020
En febrero de este año, Jattin comenzó a edificar lo que hasta ahora sería un gran año para su juego. El jugador tomó un largo vuelo y se presentó en el A$25K PLO del Aussie Millions de Australia. El evento contó con 59 entradas, que generaron un pozo total de A$1.416.000 (US$1,03 millón), que se dividieron en siete premios. Si bien el ganador fue el holandés Jorryt van Hoof, Jattin finalizó séptimo y consiguió US$58.618. Como complemento, participó del 25K Challenge, también del festival Aussie Millions del mismo país oceánico. El tentador pozo repartía más de A$ 4.000.000 (US$2,91 millones). Sólo los mejores 17 pasarían por caja. El colombiano llegó a la final y acumuló A$983.646 (US$678.900). Con estos dos grandes rendimientos, sus ganancias totales en torneos en vivo superaron la barrera de los US$5 millones, algo realmente impresionante.

Al mes siguiente, su destino fue Punta del Este, en Uruguay. Allí disputó el High Roller Final del Partypoker Live Millions South America, un torneo que tuvo 84 entradas y US$814.800 en premios. En la final, se impuso al brasilero Rodrigo Seiji y se hizo con un monto de US$200.000. Con la propagación del COVID-19, Jattin cambió los torneos en vivo por el poker online. No sintió la modificación, y demostró que su talento seguía intacto en cualquier modalidad. En los paños virtuales del Evento 23 de la WPT Online Pot Limit Omaha en Partypoker, con 168 inscriptos y un pozo de US$336.000, se quedó con el segundo lugar, luego de realizar un arreglo en la final con el sueco Kristoffer Edberg. De esta forma, se alzó con una bolsa de US$68.360. Todavía falta mucho para finalizar el año 2020. El dinero seguirá fluyendo y cayendo, como casi siempre, en las manos de este mago de los naipes que, a la hora de jugar al poker, parece siempre tener las cartas correctas.